miércoles, 19 de agosto de 2009

A una flor mediterránea

Laurel rosa, baladre,
adelfa, flor del sueño,
tu hermosura salvaje
sólo esconde veneno,



¿Quién dijo que lo hermoso

sinónimo es de bueno?
Tu tóxica belleza
demuestra que no es cierto.

24 comentarios:

Arantza G. dijo...

Entraría con el dicho: Las apariencias engañan.
En algunos casos, desgraciadamente, así es.
Besito cielo.

Normis dijo...

Muy interesante , si que no debemos confiarnos de nada ante la primer apariencia ...
un abrazo querida amiga

maruxiña dijo...

Es mejor no fiarse del exterior y buscar la belleza interior, esa sí es sinónimo de bondad.

Biquiños floreados!!!

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, siempre me impresionó el hecho de que el baladre, tan abundante en la zona en que vivo, fuese tan venenoso. La advertencia de no quedar dormido a su sombra, su olor dulzón y agradable y, sin embargo, ponzoñoso. Hay personalidades semejantes. Otras, en cambio, son curativas, como la flor de azahar.

Rosa Cáceres dijo...

Normis, soy de las que se engañan con frecuencia, porque siempre tengo buenas impresiones de primeras, con todo el que conozco, y luego...los chascos. Ya me lo advierten mis amigos, que de mis juicios no hay que fiarse, porque me creo que nadie tiene malicia jajaja. Yo advierto, pero es pura teoría, luego, me fío de todo el mundo.

Rosa Cáceres dijo...

maruxiña, eso sí es verdad, lo de dentro es lo que vale. Claro, que yo empiezo porque casi todo el mundo me parece guapísimo o guapísima,sea cualquiera la edad que tenga, o los supuestos defectos jajaja. Y es que toda persona tiene algunos rasgos bellos. Me considero afortunada por saberlos descubrir al paso, sin esfuerzo.

Amig@mi@ dijo...

Y... ¿no será que usa su belleza para atraer incautos?
En la vida real sucede ´
;)
Un abrazo

cabopá dijo...

Y sigo diciendo: "Tus entradas me sorprenden"...es muy sencillo. Me maravilla tu capacidad para la creación literaria y tu imaginación y conocimientos...jajaja. Es verdad lo que digo y lo digo "con el corazón en la mano"...amiga bloguera, a la que un día conocí por estos lares y de lo que estoy archicontenta de tenerte, se lo digo a mucha gente...ya eres muy conocida en mi entorno...Me dicen que estoy "enviciá" y en parte es cierto esta ventana me hace sentirme acompañada y tener amigos que me gustan....
En cuanto a lo de las apariencias y demás circunstancias, es verdad, yo tambien me fío de todos/as y luego viene el batacazo o incluso el tortazo-amistoso jajaja tengo anécdotas miles...bueno y no tan anécdotas..Enfín Rosa tengo un esqueje de la flor del nacar para ti....espero que cuaje y llevártelo algún día en el tren de cercanías....Muchos besicos...

MiLaGroS dijo...

Es cierto que no todo lo hermoso es bueno. Una pena , pero es así. un abrazo

Dilaida dijo...

Me encantan las adelfas, tengo una de color amarillo pálido, es muy bonita pero está en un lugar apartado porque tengo miedo que algún niño jugando pueda meter alguna hoja en la boca.
Bicos

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, las plantas son incluso a veces pegajosasa, para atrapar insectos, no digamos las carnívoras, que adoptan una belleza atractiva para comer. Tienes razón, los icautos caen en la trampa.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, vaya cosas que dices. Me ha encantado leerlas, porque sé que aunque no sean merecidas tú las dices de corazón. Por cierto, ayer encontre de la forma más casual posible a una amiga del bachillerato, que estaba con su marido en un hotel de aquí...¡no te imaginas la sorpresa, cuando se dio a conocer! porque yo iba, como siempre, en las nubes, aunque pisando arena y mar.
jajaja en este momento entra por el jardín una antigua compañere de instituto ¡esto es el colmo!. Te dejo y volveré.
:::::::::::
Ya estoy de vuelta. Otra alegría ver a mi amiga esta, que ahora se va destinada con traslado a Murcia ¡qué suerte!
.......
Ayer me encontré, a la vez que a mi amiga, una piedra corazón de tamaño mantecao de navidad, pero negra. Es tan lisa y pulida, que me he enamorado de ella y la he convertido en uno de mis pisapapeles especiuales de novelista dispersa en notas y apuntes.
Voy por la página 1131, esta mañana. Pero, como nos vamos a la playa, lo he dejado.
Un besazo.

Rosa Cáceres dijo...

MiLaGroS, me esfuerzo en teclear tu nombre igual que tú lo haces.
Quizás lo hermoso no sea siempre bueno, pero te aseguro que lo bueno, es siempre hermoso.

Rosa Cáceres dijo...

Dilaida, sí. Son hermosas las adelfas de todos los colores, pero con niños...tienes razón, hay que extremar las precauciones.

fonsilleda dijo...

Tengo una adelfa blanca. Y su color albo y su vestido verdiblanco, no hacen sospechar, ni de lejos, su toxicidad.
Este año la hemos dejado enana y ya está enorme. Es fantástica.
Es cierto que, a veces, lo que vemos puede llevarnos a engaño.
Bicos

Juan Martín Serrano dijo...

Y ¿cómo matar el piojo de la mata del baladre sin arrancar el arbusto? No es una perogrullada filosófica de un huertano al que este año se le echó a perder esta planta. "Más malo que el baladre". Y en cuanto a la hermosura de su flor en convivencia con la imperfección del raticida que genera, ya se sabe: la belleza no es perfecta, y a veces es triste y hasta amarga.

Celia dijo...

Ya.. ya sé que hacen pupa. Tengo una blanca, y la verdad es que nos miramos un poco enrevesadas. Cada una respetamos nuestro espacio. Por si acaso.
Besos

Rosa Cáceres dijo...

fonsilleda, la albura de los pétalos del baladre es tan hermosa como la del alhelí o la del azahar, pero qué distinto es su jugo. Creo que también tiene usos medicinales, dosificada en cierta medida en compuestos farmaceúticos, se lo preguntaré a mi farmaceútico especial (mi hijo mayor). Yo la veo en las medianas de las autovías, mezcladas, fucsias y blancas. Me parecen fuertes y duras, como ciertas personalidades humanas.

Rosa Cáceres dijo...

Juan, me ha encantado la expresión tan murciana "más malo que el baladre", que hacía tiempo no me había encontrado en conversación alguna, será porque hace muchos años que no resido en Murcia.
No entiendo de plantas, pero ¿de veras hay que arrancarlas para acabar con nuna plaga? Vaya con el piojo de las narices.
Prefiero menos belleza y más bondad.

Rosa Cáceres dijo...

Celia, yo cuando una planta hace pupa, como me da miedo, no la tengo. Hace años arranqué una diamela que era una preciosidad, escalaba a la terraza del piso y echaba flores como una loca, porque atraía a las abejas y una vez me picó una avispa provocándome una reacción alérgica que me duró meses.
pero, en fin, el baladre no atrae avispas, desde luego.
Eso de guardar respeto mutuo, aunque sea con una palnta, está pero que muy requetebién.

Ruy dijo...

Veneno es toda hermosura.
¿Cual no aturde ?
¿Cual te excusa de locuras?
Todas las hermosuras tiene la vida
todas llevan el lento veneno
o el salto brusco de la muerte.

Flor dijo...

Como tu dices y és verdad, ni todo lo hermoso és bueno; pero lo bueno és y siempre será hermoso!

Linda!
Besos
Flor

Rosa Cáceres dijo...

Ruy, tus versos me recuerdan esta vez a los clásicos del Siglo de Oro.
Expresan un desengaño y un pesimismo que es ,casi siempre,compañero inseparable del poeta.
Me ha sorprendido que aludas al salto, para hablar de la muerte, porque es una coincidencia preciosa con la manera de concebir esa realidad que tenía Dámaso Alonso.
pero yo te aseguro que la belleza es también una cosa alegre y buena.

Rosa Cáceres dijo...

Flor, tú tienes nombre de hada, de maravilla y de perfume natural. Así pues, eres la prueba de que existen flores benéficas.
Otro beso para ti.